Divulgación de la memoria gráfica de la tradición de celebrar a los ahijados con macetas de alfeñique

Exposición virtual

En Cali el padrino y la madrina son dos figuras que además de cargar al niño o niña en el momento de recibir el Sacramento del bautismo, nos dicen de niños, “adoptarían” a sus ahijados y ahijadas si quedan huérfanos por azares del destino. En algunos casos el ahijado no tiene vínculos de consanguinidad con los padrinos, estos son, muchas veces amigos y amigas entrañables de los padres, y esas relaciones de amistad, dan pie para ser nombrados padrinos.


Parte del deber de unos buenos padrinos, es no olvidar cada 29 de junio, día de los santos apóstoles Pedro y Pablo, a sus ahijados y llevar el regalo de la maceta con sus bellos dulces de alfeñique, en blanco inmaculado y coronados con chorritos, banderitas o papelillos multicolores que, al correr del viento, parece adquirieran vida propia, todo este dulce encanto, sostenido por el maguey y envuelto en la iridiscente forma del papel celofán.

Las mujeres y en menor cantidad hombres que elaboran las macetas, son denominadas hoy en día “artesanas del azúcar”, sobre ellas ha recaído la responsabilidad que esta bella tradición no desaparezca o sea engullida por celebraciones foráneas que, impulsadas por el mercadeo, se han afianzado en nuestra ciudad. De esta forma, la festividad anual es una celebración popular que alegra las cocinas de las familias artesanas, los espacios públicos y el emblemático barrio San Antonio, en sus calles y colina, es una fiesta con elementos estéticos que vale ser registrado por otras expresiones artísticas como la fotografía, dejando un bello legado y testimonio visual de esta tradición caleña, única en Colombia y el mundo.

En este sentido, el proyecto surgió en un contexto de pandemia, con el fin de amparar y recuperar ese registro visual de las artesanas y sus productos, la convocatoria tuvo algunos tropiezos de orden técnico debido a que lo que se pretende es rescatar la memoria fotográfica que han conservado las propias protagonistas, encontrándonos como equipo investigador que las artesanas, en su quehacer cotidiano, han dejado de lado el registrar gráficamente su producción y han centrado sus labores en sostener en el tiempo sus saberes en la elaboración y comercialización de las macetas, en forma directa sin intermediarios, en donde manejan toda la cadena de producción, la gestión de espacios adecuados y la sostenibilidad de la celebración, donde se intercambia el regalo de la maceta de manos de las artesanas a padrinos y ahijados.

A futuro, este escollo, deberá ser superado transmitiendo a las y los artesanos del azúcar, la importancia de registrar y preservar imágenes de los diferentes momentos y procesos de transformación del azúcar, en un dulce melado que al ser batido se convierte en hermosas figuras de dulce de alfeñique. Un buen ejemplo de ese legado fotográfico y de la templanza de las artesanas se observa en las fotografías aportadas por Josefina Mosquera, que presenta un pequeño archivo que inicia en el año 1982 y finaliza en el presente, en él se pueden apreciar a la señora de joven, haciendo parte de ese grupo de mujeres que ha mantenido la tradición, nos presenta su círculo familiar con fotos de ella con su madre en 1992 y los diversos espacios de la ciudad en donde se ofrecían las macetas ante de la llegada de los grandes centros comerciales.

Esta convocatoria es un primer esfuerzo de recuperación de la memoria cultural y visual de una manifestación del patrimonio cultural inmaterial – PCI – y que ya hace parte de la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación – LRPCI -, se presentaron 24 artesanas y un artesano, logrando recopilar un material que en su gran mayoría es de años recientes y desde el punto de vista técnico, representaron un obstáculo que se supera gracias a la virtualidad, dado que el medio tecnológico con que las artesanas toman las fotos son celulares que no cuentan con un rango amplio de megapíxeles, lo cual no permitiría realizar exposición física de las mismas

De igual forma, es importante reconocer la dificultad que representa la pandemia del COVID-19 para el desarrollo de próximos proyectos, lo cual exigirá una mayor capacidad de convocatoria que contribuya a una mejor búsqueda de material fotográfico y apertura de espacios de sensibilización en relación al valor del registro de este oficio patrimonial con las portadoras.

La memoria visual recuperada nos enseña un recorrido fotográfico de los momentos vividos por las portadoras, material que forma parte de su archivo personal y familiar, y nos permite conocer la cotidianidad y aquellos momentos que representan recuerdos para este colectivo de sabedoras del moldeo de azúcar para regalar las típicas macetas caleñas a los ahijados en su día.

La muestra permite observar dos grandes momentos fotográficos presentes en cada una de las participantes, el primero denominado EXPOSICIONES EN CONMEMORACIÓN, en donde se recogen algunos escasos momentos en la elaboración de las macetas, junto con los dulces y demás adornos de alfeñique, así como las exposiciones en diferentes puntos de la geografía local.

Y un segundo momento denominado NIÑEZ Y PERVIVENCIA DE LA MANIFESTACIÓN, a todas luces, el más importante porque en las fotos se observa que el obsequio de la maceta que ostentan niños y niñas con un cierto orgullo, es la materialización de la manifestación patrimonial que, a futuro, dará continuidad en una geografía que históricamente ha cultivado caña de azúcar.

Para finalizar, podemos mencionar que los resultados de este proyecto, nos permite identificar un campo por recorrer en futuras investigaciones, en donde se deben abordar tanto fuentes primarias como las fotos almacenadas en álbumes familiares o las entrevistas orales, contrastadas con fuentes secundarias como los diarios locales, los afiches y los patrocinios de entidades públicas o privadas, esto permitirá identificar el acervo visual de la manifestación en el tiempo e incrementara una conciencia patrimonial y cultural entre las artesanas del azúcar, así como las demás personas que gravitan alrededor del tema, sobre la importancia de registrar y recopilar la memoria gráfica de la tradición de Celebrar a los Ahijados con Macetas de Alfeñique.

 

Sus comentarios y aportes sobre la misma, serán recibidos en el correo comunicaciones@smpcali.org

Créditos

Adriana Carvajalino – Alba Nelly Ortiz – Alejandra Lady Molina- Alexandra Paramo Pupiales – Antonio Ayala – Briceida de Ayala- Carmen Nubia Ayala – Deisy Aguirre – Doris, Karol y María Escobar Erika Sánchez Gutiérrez – Imelda Barragán – Ivonne Quintero- Jaqueline Canga – Josefina Mosquera – Libertad Silva De Páez- Luz Edith Agudelo – Luz Helena Ramírez – María Deisy Aguirre María Eugenia Rivas – María Isabel Escobar – María Escobar Camayo- Olga María Tejada – Rosa Elena Cobo – Saturia Calderón.

Agradecimientos al colectivo artesanas del azúcar

Logo final macetas 2021 2

El festival de macetas lleva veintiún años salvaguardando, fortaleciendo y celebrando el vínculo de amor entre padrinos y ahijados.

Nuestras redes